(+56) 2 32937800

COTIZA AHORA

[CERRAR]

Polietileno Dipping

Este tipo de revestimiento se logra mediante un proceso de inmersión de los tubos en un lecho fluidizado (Dipping), en el cual se adhiere una capa de polietileno de alta densidad a las superficies interna y externa del tubo. Con esto se confiere una protección anticorrosiva al acero, sin importar si se trata de cañerías de grandes diámetros o pequeñas piezas especiales.

La norma aplicable a esta técnica conforme a la certificación de calidad, es la NCh 2087 y de acuerdo a ésta se deben realizar ensayos que incluyen la medición de espesores por ultrasonido (espesor solicitado mayor que 0,43mm) y ensayo de adherencia por tracción (norma de evaluación DIN 30671).

Proceso para revestir en forma integral cañerías de acero con resinas en base a polietileno, caracterizado por el uso de una resina termoplástica que en función de las variables del proceso es capaz de adherirse firmemente sobre la superficie de la cañería de acero.

El eficaz resultado se basa en un conocimiento adecuado de las condiciones de una buena limpieza de la superficie del tubo de acero, tiempo de exposición y temperatura de la superficie metálica, traslado desde el sector de calentamiento hasta el reactor y flujo de aire, entre otras.

ESPECIFICACIONES

Normas
Superficie
Aplicaciones
Nch 2087 Interno y/o Externo - Fluidos Ácidos
- Corrosivos
- Abrasivos
- Aguas de todo tipo
- Tuberías para uso estructural
en ambientes agresivos

Ventajas Polietileno Dipping

  • Gran resistencia a los agentes corrosivos y a los fluidos químicos, especialmente a los ácidos y bases.
  • Insensibilidad a la congelación.
  • Escasa pérdida de carga por roce (coeficiente de Hazen & Williams C=150).
  • Atóxico.
  • Bajo efecto de incrustación.
  • Alta resistencia a la abrasión (Tipo B, HDPE).
  • Gran resistencia y estabilidad frente a la radiación ultravioleta.
  • No requiere mantención.
  • Reemplaza piezas de acero inoxidable a un menor costo y con mejor performance.
  • Permite soldar el polietileno sobre el recubrimiento, como medio de unión entre el acero al carbono y el polietileno convencional, al modo de transición.
  • El revestimiento se aplica interna y externamente, de manera simultánea.
  • Excelente adherencia al acero.

Aplicación en fábrica

Mediante un sistema de granallado automático se somete al tubo a una limpieza de superficie.

Se debe efectuar una limpieza interior y exterior mediante granallado automático, sistema que cuenta con variadores de velocidad que permiten regular el giro y avance de la cañería permitiendo la proyección de partículas de granalla para asegurar la calidad de la superficie de la cañería. El grado debe ser a Casi Metal Blanco SSPC SP-­10, según norma de Steel Structure Painting Council (SSPC), o Sa 21/2 según el estandar sueco SIS 05-­5900-­1967.

El proceso de granallado automático interior consiste en depositar la cañería sobre una cama de polines que permitan el giro a velocidad constante de la cañería introduciendo en ella una lanza controlada por sistema automatizado que proyecta al interior las partículas de granalla de acero a alta velocidad dejando la cañería con una superficie limpia y con la rugosidad requerida.

Al mismo tiempo de ejecutar el granallado tanto interior como exterior, el polvo y las partículas de acero que quedan en suspensión son recuperados por medio de una gran aspiradora que separa las partes mencionadas.

La cañería luego de ser granallada será sometida al calor en el interior de un horno, medio aislado y protegido para resguardar las características físicas y mecánicas de las cañerías.
Lograda la temperatura ideal de la cañería por medio de controles automatizados se traslada a la zona de revestimiento por lecho fluidizado, controlando cuidadosamente los tiempos de exposición y pérdidas de calor.

Se aplicará un esquema de protección de Polietileno (HDPE) exterior aplicado por medio del sistema de Lecho Fluidizado, logrando un revestimiento con espesores que varían entre 0,4mm y 0,6mm aplicado de acuerdo a la norma NCh 2087 2000.

El revestimiento exterior aplicado a la cañería deberá ser de tipo uniforme y terminación lisa evitando que puedan existir poros o residuos extraños que puedan afectar el revestimiento aplicado.

Aplicación en terreno

Se limpia y cepilla con grata el área que será revestida y luego se limpia con solvente. Con un soplete se calienta el área a temperatura de fusión de polvo (150°C a 190°C) y logrado esto se aplica el polvo de polietileno cubriendo completamente el área a revestir. Posteriormente se aplica calor hasta homogeneizar y finalmente se deja reposar alrededor de 30 minutos antes de usar la pieza revestida.

Control de calidad

  • Control de condiciones ambientales como humedad relativa, temperatura y punto de rocío.
  • Control de granallado verificando grado de limpieza (SSPC SP 10) y perfil de rugosidad.
  • Medición de espesores con equipo electromagnético.
  • Detección de poros vía húmeda con equipo de bajo voltaje.
  • Tracción: Mediante un dinamómetro, se tracciona un doly adherido con pegamento epóxico.
    Lo ideal es que este ensayo se realice sobre una probeta del mismo proceso.